Prepárense. Mestres ha desembarcado en Tope Gama. Y con él su mundo, su historias y sus resacas de drogas duras.

Nació en el Verter y tuvo una infancia muy dura. Con diez años llegó a ser maestro Pokémon pero nunca pudo conseguir la octava medalla. Estaba enamorado de Misty y no podía verla llorar.

 

Creció y tuvo hasta tres animales domésticos, Timmy, Peggy y Panchito. Los dos primeros murieron de sobredosis y el bueno de Panchito lo abandonó. En realidad no lo abandonó, trató de hacerle un cambio de sexo y perdió mucha sangre, pero sus padres no podían enterarse de semejante desgracia.

 

En la adolescencia estuvo al borde del suicidio. Sacaba malas notas, solo tenía amigos invisibles y los Petas Zetas ya no estaban de moda. Luego, entro en la crisis de los Zumrok. Rascaba y rascaba y nunca obtenía una cantimplora gratuita.

 

Eso lo llevo a colgarse de la lámpara de su cuarto. No sabía ni hacer un puto nudo en condiciones y no funcionó. Luego conoció Facebook, más tarde Twitter y en la actualidad es fan de Instagram.

 

Hoy es un hombre nuevo, ha descubierto el amor cibernético y los gifs de señoras mayores desnudas y se levanta cada mañana con ansias de seguir creciendo. Mestres está aqui para que lo goseis.

 

Lo mejor de Internet, redes sociales y otras chorradas en su mundo. En Mundo Mestres.

 

 

 

Lee la primera entrada:

 

MM1: HASHTAGS EVERYWHERE