Nº5 : Followers

Twitter ha llegado al Olimpo. A día de hoy, niños, jóvenes, padres y pre-jubilados conocen esta palabra. Y en poco tiempo llegará también a abuelos, y subiendo... es cuestión de meses.

Durante el siglo XXI ( me parto, me vuelvo a partir, y aguanto la respiración pa' que no me se oiga ) se han ido sucediendo los avances tecnológicos en busca de marcar nuestra popularidad.

 

Primero fue el Badoo, que permitía a gente ajena a tu vida votarte y dictar sentencia sobre tus posibilidades de ligar o no en este mundo. Si alcanzabas el notable, salías a la calle rollo "fucker" con la canción Stayin' alive de fondo. Por contra, si no llegabas al cinco, era mejor que quemaras tu perfil y salieras huyendo para que eso no llegara a herir de forma irreversible tu sana autoestima.

 

Más adelante fue Fotolog, una magnífica idea creada por el hombre más maléfico del mundo. Nos engañó prometiéndonos comentarios de todos nuestros amigos, y el día que se marchó, se llevó consigo nuestra dignidad. Hoy en día, creo que solo lo pueden utilizar usuarios con haches intercaladas en su nombre.

 

Posteriormente fue Facebook el que nos prometió fidelidad eterna, y sigue perdurando entre nuestros portales más frecuentados. Cada vez más distorsionado por la incesante necesidad de generar más y más ingresos, todavía mantiene el encanto de colocarle un "me gusta" a aquel que te ha sacado una sonrisa.

 

Y por último llegamos al que hoy nos concierne: Twitter.

 

Hace muchos años que nació esta brillante red social, pero yo me refiero a su época moderna, en la que sirve como publicidad encubierta, como expositor de teléfonos de famosos, o como cementerio de esquelas express. Esta época en la que los followers manejan el cotarro, porque un día nos engañaron y nos dijeron.

- Los followers son aquellos que te siguen en Twitter -

¡Mentira! Los followers son el audímetro de este siglo, el no va más, el modus operandi de la nueva economía. En poco tiempo, la imaginación intercrisis hará que nos paguen con centenares de ellos.

En el programa de "La Voz" ya han empezado. Hora y media de risa y jolgorio celebrando que fulanita había incrementado su status en 5.000 followers y menganita en 8.000. Es más, yo creo que el día que firmaron un contrato para aparecer en televisión, les prometieron emolumentos de este calibre para compensarlos.

 

Incluso hay gente que vive de ello. Sin ir más lejos, podemos encontrar páginas web donde previo pago de visa, podemos incrementar nuestra cantidad de seguidores hasta números cercanos a los de Justin Bieber.

No deja de sorprenderme la cantidad de marketing que existe actualmente para "Followear" a todo el mundo. Si en su día seguir a alguien pertenecía al suspense, hoy pertenece a la necesidad. Y hablando de seguir, el siguiente paso es controlar a tus amigos vía mapa en "smartphone". Sí, ya existe.

El mundo se nos va de las manos, no sé si cada vez estamos más locos o queremos estar más locos, pero está claro que hoy en día si no tienes followers no eres nadie. Por eso, cuando termines de leer este dominical, no olvides dirigir tu vista más abajo y clicar sobre el botón "Síguenos", ¿O es que te piensas que nosotros íbamos a ser menos?



Escribir comentario

Libro de visitas

  • Lidia (sábado, 07. diciembre 2013 03:40)

    I secrhaed a bunch of sites and this was the best.

  • John (martes, 18. octubre 2016 08:35)

    Its like you read my mind! You seem to know so much about this, like you wrote the book in it or something. I think that you could do with a few pics to drive the message home a little bit, but other
    than that, this is great blog. An excellent read. I will certainly be back.

Por favor introduzca el código
* Campos obligatorios