Antes el mundo del fútbol era verde. Hasta hoy alcanzaba el rosa y el amarillo. Pero con Xavi Rodo vamos a llegar hasta el negro.

Xavi Rodo es un amante del deporte y en especial del futbol. De bien pequeñito movía la bimba con calidad y con desparapajo en la liga escolar del Bajo Llobregat y gracias a ello se gano el apodo del Popescu de Molins. Todo el mundo lo conocía por ese nombre.

 

"Mira el Popescu de Molins como corre por la banda""¡Vaya regate del Popescu de Molins! Lástima que se haya resbalao""¿Cómo se llama en verdad?¿Xavi? Popescu suena más a crack mundial"

 

A los doce años seguía progresando con el balón pero era el más bajito de la clase. El ya adolescente Popescu de Molins no podía seguir con su carrera sin un tratamiento de hormonas. Su padre llamó al Barcelona para hacerse cargo del coste de las vitaminas y lo tuvieron a prueba durante unos quince dias. Allí pudo demostrar su talento con creces y el señor Rexach redactó el contrato que lo iba a compremeter con el FCBarcelona por cinco temporadas. Justo cuando iba a firmar el documento al señor Rexach le molestaba un moco y apareció un chaval argentino haciendo toques con un pañuelo de papel en la mano. Solo había dinero para un tratamiento y ese joven rosarino le había descongestionado la nariz, así que finalmente las hormonas fueron para Leo Messi.

 

Al poco tiempo creció unos centímetros y su entrenador decidió colocarlo de delantero centro para que fuera el pichici de la liga de futbol sala. Pero no acabo de adaptarse a la posición y sus caídas constantes en el fuera de juego lo llevaron al banquillo. Cayó en depresión, sus amigos volvían a llamarle Xavi y había perdido todo el carisma futbolístico.

 

Se hizo mayor, se aficionó a ver el futbol en el bar pero cada vez que Leo Messi metía un gol recibía una palmadita en la espalda. "Mira, ha marcao el que te quito el puesto...¡Qué malo eres Popescu!". Él se tomaba un trago de cerveza y lo dejaba correr.

 

Su visión envenenada del fútbol lo llevo a los castings para colaborador de Punto Pelota, exponía con garra y con criterio pero el francés que decía aquello de "Fin de ciclo" tenía más gracia. Al final ha terminado aceptando la última oferta de su vida, escribir en topegama.com.

 

Y aqui está, con ganas de exponer su punto de vista de lo que sucede encima del verde y alrededor de este mundo loco que propone el panorama futbolístico. Llega Xavi. Llega el Balón de Rodo.

 

 

 

Primer artículo:

La Batalla Continua