El árbol de la vida ****

Cine de cinco sentidos, de cerrar los ojos sin bajar los párpados, de genio. Cine que no pretende serlo, sin etiquetas.

Hoy me toca comentar una de esas película que hacía mucho que tenía por ver. Una de aquellas que generan discrepancias, división, amor u odio. Una de Malick. La primera para mí.

 

Vengo con una definición preparada. De hecho, observando la pantalla, el pensamiento se iba repitiendo en mi cabeza, convencido, convenciéndome. Estoy viendo un cuadro en movimiento.

 

"El árbol de la vida es un cuadro en movimiento", con eso me quedo. No podemos obviar que es un cuadro que cuenta, que no se para nunca, que nos va golpeando a un ritmo vertiginoso, y que quizás es una de las mejores películas que yo recuerdo que aúna la simbiosis entre imagen y música. Si uno lo piensa, parece que Malick no use una claqueta para iniciar escenas, personalmente me da la sensación de que es un director de orquestra que a un lado tiene la filarmónica de Viena, y al otro, a cuatro enfermos del "premiere", y se da la vuelta muy rápido.

 

Es única. Suscita más de lo que puede explicar mediante palabras, genera mucho con una sutileza implacable. Los contrapicados en la vida de Sean Penn son parte del guión, de esa sensación de que todo nos viene grande, es uno de esos detalles, junto con la velocidad de plano, que no nos deja respirar.

 

El tema es la vida, sin más. ¿Qué es la vida? y bueno, la película nos da un punto de vista complejo y simple a la vez, con una fotografía de alto voltaje, de alto nivel, de buscar y pensar, de horas y horas dándole vueltas a cada pequeño detalle. Al final, uno piensa que es tan difícil hacer cine de este tipo, que una vez alguien logra algo que termine teniendo sentido, (sin tener en cuenta la belleza, que ésta siempre está fuera de dudas) habrá logrado algo que solo puede ser carne de aplausos. Es puta poesía visual, son versos de colores y con formas naturales.

 

No es una película para todos los públicos, eso sí. Si genera discrepancias es porque no atiende a una estructura, si no que, como la propia naturaleza, simplemente se va exponiendo a lo que en este caso el director precisa, él tampoco pretende que nos guste del todo, él solo pretende vivirla. Y si nos gusta, mejor.

 

No creo que la olvide jamás.

Escribir comentario

Libro de visitas

  • Open (martes, 10. noviembre 2015 12:11)

    You're darn right it did. And people still play it and enjoy it today, alghtuoh sadly most of them couldn't name it.I can (or hum it) but that's because I'm geeky that way.

Por favor introduzca el código
* Campos obligatorios