Batman Begins (****)

En el año 2005 da comienzo la nueva y rejuvenecida trilogía de Batman, de la mano de Chris Nolan. El riesgo respetuoso que nos ofrece no tiene precio.

Batman Begins es una gran película de superhéroes. En este caso, representa al murciélago más oscuro, sobretodo en las posteriores entregas. Sin olvidar ese Michael Keaton de Burton, tan magnífico y bien dibujado, y esos villanos tan carismáticos, en las figuras de Jack Nicholson y Danny de Vito, con este nuevo formato tenemos una historia contada de forma distinta, pero con un respeto intachable, y una grado de importancia equivalente al nivel de la película.

En una primera hora majestuosa, donde con juegos de realización, banda sonora y saltos en el tiempo nos van mostrando los porqués y los origenes de la historia del joven Bruce Wayne. Es brillante conseguir que 60 minutos reales se transformen en 20, y de los de disfrute a altas esferas.

Una vez nacido el personaje, y su disfraz, la película se torna un poco más típica, menos osada, sabiendose buena en todo momento, dejando correr las escenas de acción y una historia que no pierde interés a pesar de no regalarnos demasiadas variables.

Batman I de Christopher Nolan, es la película que el director tenía que hacer, un primer tanteo al mundo del caballero oscuro, que no deja demasiado margen a la imaginación, y sí a la personalidad.

En esta primera entrega también, además del gran papel de Bale, que pese a que en ocasiones se pasa con la cara de poker, engancha al 100% con el personaje, nos damos cuenta de la importancia de unos secundários infranqueables, como Morgan Freeman, Michael Caine o Gary Oldman, sin ninguna duda, tienen buena culpa de la grandeza que nos ofrece el paquete, y de conseguir momentos cómicos con el toque inimitable y la dosis de energia que necesitamos para un largometraje de más de dos horas y veinte minutos (que se prolonga en adelante...).

Partimos en línea notable con un 8. 

Libro de visitas

Todavía no hay comentarios.
Por favor introduzca el código
* Campos obligatorios